• 27 de Diciembre, 2018

¡Gloria a Dios por nuestro nuevo Lema!

Allá, por los años 70 cuando Dios tocó en lo profundo del corazón al Rev. Luis M. Ortiz, para colocar un sentir inmarcesible, un lema de trabajo que acompañe los días de labor de la obra del Movimiento Misionero Mundial anualmente. Siendo el primero "Impacto 1970" donde anhelamos que el amor de Cristo cause una huella imborrable en cada ser y fue así...

Allá, por los años 70 cuando Dios tocó en lo profundo del corazón al Rev. Luis M. Ortiz, para colocar un sentir inmarcesible, un lema de trabajo que acompañe los días de labor de la obra del Movimiento Misionero Mundial anualmente. Siendo el primero “Impacto 1970” donde anhelamos que el amor de Cristo cause una huella imborrable en cada ser y fue así.

Esta consigna, es una palabra que resume y motiva el trabajo misionero y evangelístico. Con un propósito específico cada lema está basado en la Santa palabra de Dios y nos permite entregar un mensaje que va directo al alma del hombre.

A través de la oración y dirección de Dios, todos los años nos acompaña un lema, que es de inspiración para todos los que somos parte de esta obra misionera, que día a día defiende la sana doctrina y que diariamente ha sido direccionado por la voz sublime de Dios. Él nos ha cogido fuertemente de nuestra mano derecha y ha abrazado nuestra alma tan profundo, que cada prueba que intentaba obstaculizar el sendero evangelístico que nos determinamos recorrer, terminó siendo de bendición, victoria y experiencia personal, otorgada por Él mismo.

Este 2019 disfrutemos y hagamos una realidad total en nuestra vida, el lema “Shekinah, presencia divina continua," basado en el libro de Números 9:16. Que esta consigna nos siga permitiendo cruzar fronteras, alcanzando a muchas más personas con el Santo Evangelio, estableciendo iglesias y enviando misioneros por todo el mundo.

deja tu comentario
noticias relacionadas